quinta-feira, abril 28, 2005
Novo Kundera

" Un rideau magique, tissé de légendes, était suspendu devant le monde. Cervantes envoya don Quichotte en voyage et déchira le rideau. Le monde s'ouvrit devant le chevalier errant dans toute la nudité comique de sa prose... c'est en déchirant le rideau de la pré-interprétation que Cervantes a mis en route cet art nouveau ; son geste destructeur se reflète et se prolonge dans chaque roman digne de ce nom ; c'est le signe d'identité de l'art du roman. " diz a Gallimard.

Também já traduzido em espanha!: "El telón" pela Tusquets Editores.

Aqui ficam alguns excertos desta tradução:

"Teoría de la novela
Fielding fue uno de los primeros novelistas capaces de pensar una poética de la novela; cada una de las dieciocho partes de Tom Jones empieza con un capítulo dedicado a una especie de teoría de la novela (teoría ágil y placentera; porque así es como teoriza un novelista: conservando celosamente su propio lenguaje, huyendo como de la peste de la jerga de los eruditos).

Fielding escribió su novela en 1749, por tanto, dos siglos después de Gargantúa y Pantagruel y un siglo y medio después del Quijote; sin embargo, a pesar de que apele a Rabelais y a Cervantes, para él la novela es siempre un arte nuevo, aunque se erija él mismo en “fundador de una nueva provincia literaria...”. ¡Esta “nueva provincia” es hasta tal punto nueva que todavía no tiene nombre! Más exactamente, en inglés tiene dos nombres, novel y romance, pero Fielding se niega a emplearlos porque, apenas descubierta, ya invade la “nueva provincia un enjambre de novelas estúpidas y monstruosas” (“a swarm of foolish novels and monstruous romances”). Para que no le metan en el mismo saco que a aquellos a quienes desprecia, “evita con todo cuidado el término de novela” y designa este arte nuevo con una fórmula bastante alambicada, pero notablemente exacta: un “texto prosai-comi-épico” (“prosai-comi-epic writing”).

Intenta definir ese arte, o sea, determinar su razón de ser, delimitar el terreno de la realidad que debe alumbrar, explorar, captar: “El alimento que proponemos aquí [...] a nuestro lector [...] no es otro que la naturaleza humana”. La trivialidad de esta afirmación es sólo aparente; entonces aparecían en la novela historias divertidas, edificantes, entretenidas, pero sin más; nadie le habría concedido un objetivo tan general, por tanto tan exigente, tan serio como el examen de la “naturaleza humana”; nadie habría elevado la novela al rango de una reflexión sobre el hombre como tal.

En Tom Jones, Fielding se detiene de pronto en medio de la narración para declarar que uno de los personajes le deja estupefacto; su comportamiento le parece “el más inexplicable de los absurdos que jamás se le haya metido en la mente a esa extraña y prodigiosa criatura que es el hombre”; en efecto, el asombro ante lo “inexplicable” en “esa extraña criatura que es el hombre” es lo primero que incita a Fielding a escribir una novela, la razón de inventarla. La “invención” (en inglés también se dice >“invention”) es la palabra clave para Fielding; apela a su origen latino, inventio, que quiere decir “descubrimiento” (discovery, finding out); al inventar su novela, el novelista descubre un aspecto hasta entonces desconocido, oculto, de “la naturaleza humana”; una invención novelesca es, pues, un acto de conocimiento que Fielding define como “penetrar rápida y sagazmente en la verdadera esencia de todo lo que es objeto de nuestra contemplación” (“a quick and sagacious penetration into the true essence of all the objects of our contemplation”). (Frase notable; el adjetivo “rápido” –quick– da a entender que se trata del acto de captar un conocimiento específico en el que la intuición desempeña un papel fundamental.)

¿Y la forma de ese “texto prosai-comi-épico”? “Como fundador de una nueva provincia literaria, tengo plena libertad para dictar las leyes de esta jurisdicción”, proclama Fielding, y se defiende por adelantado contra todas las normas que quisieran imponerle esos “funcionarios de la literatura” que para él son los críticos; él define la novela, y eso me parece capital, por su razón de ser; por el terreno de realidad que debe “descubrir”; su forma, en cambio, apela a una libertad que nadie puede limitar y cuya evolución será una perpetua sorpresa."

(...)

"Historia de una conversión
Busco en mi biblioteca Madame Bovary, en la edición de bolsillo de 1972. Hay dos prefacios, el de un escritor, Henry de Montherlant, y el de un crítico literario, Maurice Bardèche. Los dos creyeron de buen gusto distanciarse del libro, del que sólo otean la antecámara. Montherlant: “Ni esprit [...] ni novedad de pensamiento [...] ni vivacidad en la escritura, ni agudezas imprevistas, ni raza, ni singularidades: Flaubert carece de genio hasta un punto que parece poco creíble”. Sin duda alguna, sigue diciendo, puede aprenderse algo de él, pero a condición de que no se le conceda más valor del que tiene y de que se sepa que no está hecho “de la misma pasta que un Racine, un Saint-Simon, un Chateaubriand, un Michelet”.

Bardèche confirma ese veredicto y cuenta la génesis del Flaubert novelista: en septiembre de 1848, con veintisiete años, lee a un pequeño círculo de amigos el manuscrito de La tentación de san Antonio, su “gran prosa romántica”, en la que (sigo citando a Bardèche) “depositó todo su corazón, todas sus ambiciones”, todo su “gran pensamiento”. La condena es unánime, y sus amigos le aconsejan deshacerse de sus “vuelos románticos”, de sus “grandes movimientos líricos”. Flaubert obedece y, tres años después, en septiembre de 1851, emprende Madame Bovary. Lo hace “sin placer”, dice Bardèche, como “un castigo” contra el que “no deja de echar pestes y quejarse” en sus cartas: “Bovary me amodorra, Bovary me aburre, la vulgaridad del tema me da náuseas”, etcétera. Me parece inverosímil que Flaubert haya asfixiado “todo su corazón, todas sus ambiciones” sólo para seguir, de mala gana, la voluntad de sus amigos. No, lo que cuenta Bardèche no es la historia de una autodestrucción. Es la historia de una conversión. Flaubert tiene treinta años, el momento indicado para romper su crisálida lírica. Que luego se queje de que sus personajes son mediocres es el tributo que debe pagar por la pasión en que para él se ha convertido el arte de la novela y su campo de exploración, que es la prosa de la vida."

(...)

"El veredicto de Marcel Proust
En En busca del tiempo perdido, Proust lo dice con claridad meridiana: “En esta novela [...] no hay un solo hecho que no sea ficción, [...] no hay un solo personaje ‘en clave”. Por más estrechamente que esté vinculada a la vida del autor, la novela de Proust se sitúa, sin equívocos, al otro lado de la autobiografía; no hay en ella ninguna intención autobiográfica; el autor no escribió esta obra para hablar de su propia vida, sino para iluminar en los lectores la vida de ellos: “Todo lector es, cuando lee, el propio lector de sí mismo. La obra del escritor no es más que una especie de instrumento óptico que ofrece al lector para permitirle discernir aquello que, sin ese libro, él no podría ver de sí mismo. El hecho de que el lector reconozca en sí mismo lo que dice el libro es la prueba de la verdad de éste...”. Estas líneas de Proust no definen tan sólo el sentido de la novela proustiana; definen el sentido del arte de la novela a secas. "
posted by George Cassiel @ 4:46 da tarde  
1 Comments:
  • At 10:07 da tarde, Blogger andreia said…

    Sinceramente, considero Kundera o maior embuste da literatura do século XX.

    http://www.icicom.up.pt/blog/muitaletra/

     
Enviar um comentário
<< Home
 

GEORGE CASSIEL

Um blog sobre literatura, autores, ideias e criação.

_________________


"Este era un cuco que traballou durante trinta anos nun reloxo. Cando lle chegou a hora da xubilación, o cuco regresou ao bosque de onde partira. Farto de cantar as horas, as medias e os cuartos, no bosque unicamente cantaba unha vez ao ano: a primavera en punto." Carlos López, Minimaladas (Premio Merlín 2007)

«Dedico estas histórias aos camponeses que não abandonaram a terra, para encher os nossos olhos de flores na primavera» Tonino Guerra, Livro das Igrejas Abandonadas

 
About Me

George Cassiel
Portugal
See my complete profile
E-mail
georgecassiel[at]hotmail.com
Search

Previous Post
Archives
Links
Outras coisas a dizer
Caixa para alguns comentários (mais permanentes) em breve.
Template by

Free Blogger Templates

BLOGGER

® 2004-2008 by George Cassiel